que son los flyers y para que sirven

¿Qué son los flyers y para que sirven?

Los flyers se han convertido desde hace ya algún tiempo en una excelente estrategia de promoción de servicios y marcas que logra llegar a donde otras estrategias y recursos publicitarios no pueden. Su éxito quizás radique en su facilidad de difusión, sin necesidad de recursos tecnológicos ni electricidad de por medio que la haga visible, y la posibilidad de hacer llegar el mensaje a diversos públicos en el momento que estos lo deseen. Aunque la novedad obliga al uso de las nuevas tecnologías, las redes sociales y los recursos audiovisuales, el flyer, hecho de papel, se mantiene invicto en medio de estos otros llamativos competidores.

Llamados también volantes o folletos, los flyers son medios de comunicación impresa y directa, que se entrega en las manos de los posibles clientes, y cuyo tamaño varía en función de la cantidad de información que se desea transmitir, aunque la norma indica que para que el flyer sea efectivo debe captar la atención de la persona en la brevedad de un vistazo. Hay quienes afirman que los flyers, aunque tienen un origen mucho más lejano, se popularizaron y adoptaron su nombre debido a que este recurso se empleaba con los mensajes que lanzaban desde los aviones durante la Segunda Guerra Mundial.

Hacer flyers no resulta ser tan complicado si decides por tu propia cuenta elaborar uno y si sigues ciertas pautas básicas de marketing y diseño. Lo primero que debes tener en cuenta es ponerte en los zapatos de los clientes y pensar en la utilidad del flyer. Eso significa que está bien que pongas mucha atención en las imágenes y en los colores, pero que eso no te haga olvidar la información básica de qué se publicita, dónde y cuándo conseguirlo y la información de contacto. Esta es la función principal del flyer: crear un vínculo entre el cliente potencial y el servicio o producto.

También debes saber que en un flyer la imagen es un recurso de suma importancia. Por ello, hay que elegir imágenes llamativas, que sean de libre uso, y por sobre todo que vaya en consonancia con el sentido del producto. Existen temas de diseño, que incluyen determinados tipos de fuentes y colores, y que no van bien con todos los productos y servicios.

El diseño de flyers es un arte y una técnica, y en ese equilibrio de gustos y parámetros de captación de públicos está el secreto de un volante efectivo.

Por último, y ya lo hemos mencionado pero nunca está de más volver a decirlo, en un flyer la brevedad de la información es esencial. No se trata de entregar un manual de instrucciones de varias páginas y letra menuda a los clientes. Eso los espantaría y de seguro el volante iría directo a la basura. El cliente debe saber de qué se trata y hay que lograr captar su interés en pocos segundos. Y para ello el color, la imagen, el tamaño y tipo de letra adecuado y la información breve serán los mejores aliados para conseguirlo.